jueves, 2 de junio de 2016

Lo que no te cuentan sobre Venezuela (parte 1)

  En la foto se muestra una tienda de clase alta del barrio de Altamira, Caracas. 

Hace cuestión de unos días los medios de comunicación españoles pusieron el foco sobre Venezuela de una forma torticera y absurda. Según parece, a los poderes económicos no les ha hecho mucha gracia que Unidos Podemos se sitúe como segunda fuerza política en casi todas las encuestas, así que les faltó el aire para poner en marcha el ventilador de mierda en dirección a Venezuela, no vaya a ser que se empiece a hablar demasiado sobre la multa que tiene pendiente España por culpa del déficit.

Supongo que tampoco interesa hablar sobre la deuda pública, la cual supera el 100% del PIB por primera vez desde 1909 alcanzando el pasado mes de marzo un total de 1.095 billones de euros. Y es que Rajoy ha conseguido vender con cierto éxito que su gestión de la economía ha sido excelente, detalle que, aparte de ser incierto, supone un insulto a la inteligencia.

Con este panorama, no les quedaba otra opción que dar un paso estratégico para desviar la atención de los españoles. No convenía que se hablase de la abultada deuda que tiene el país, de los recortes que nos esperan tras constituirse el nuevo gobierno o del dramático porcentaje de paro que seguimos arrastrando: un 22,70%. ¡Menuda gestión más eficiente! En comparación, Alemania se estará muriendo de envidia con su 6% de paro.

Aunque los medios del establishment quieran ocultarlo, no necesitamos irnos a más de 7.000 kilómetros de distancia para ver miseria. Basta con que salgamos a la calle y echemos un vistazo a nuestro alrededor. ¿De verdad os creéis que estamos mucho mejor que en Venezuela? De hecho, si analizamos esta pregunta con precisión cabría preguntarse si realmente Venezuela está tan mal como nos cuentan los medios españoles. ¿Será cierto o es todo un montaje?

La respuesta nos la puede dar Agustín Otxotorena, un empresario español que vive en Venezuela y que no duda en mostrar su indignación a través de su Facebook por la manipulación de la prensa española. A lo largo de estos últimos días ha ido explicando con exactitud qué es lo que ocurre en su país de acogida. Si queréis conocer información veraz de quien realmente vive allí os aconsejo que visitéis su página. No tiene desperdicio.

Por mi parte, he decidido copiar y pegar una publicación muy reveladora que escribió el pasado viernes 27 de mayo. Como parece que el tal Agustín escribe sus publicaciones dominado por la indignación del momento, he tenido que corregir las faltas de ortografía y arreglar un poco la redacción, pero no he añadido ni quitado nada.


27-05-2016
"Un amigo me ha pedido una explicación por privado de las razones que hacen que unas tiendas tengan de todo y otras no. Esta es mi explicación y la comparto: 
Las grandes cadenas de distribución venezolanas (Macro, Excelsior Gama, Plaza's, etcétera...) tienen sus propias organizaciones y departamentos internos para importar. Importan ellos directamente y trabajan con los importadores privados más fuertes. Eso sí, su referencia es el dólar y sus productos están dolarizados a la venta. Por eso hay productos de lujo para aburrir: porque no están sujetos a regulación.

Los productos que el gobierno dictamina que son básicos (canasta básica) están regulados en bolívares a precios muy bajos y accesibles para la clase trabajadora. Hasta ahora, mientras el precio del petróleo ha aguantado, el gobierno traía a mansalva estos productos comprando y pagando en dólares a los importadores privados y vendiéndolos al público a precios populares (muy bajos) en bolívares. Es decir, que subvencionaba los alimentos. 
Se estima que del 40% de esos productos, los contrabandistas colombianos, en combinación con los apátridas venezolanos, los sacaban fuera del país (a Colombia, por ejemplo). La mitad de Colombia vivía de estos productos que las mafias se llevaban y vendían con sobreprecio, pero inferior a lo que cuestan en Colombia. Por un dólar podías comprar en Venezuela 16.666 litros de gasolina. Así, como suena. La llevabas a Colombia y vendías el litro a un dólar o más (con los alimentos era similar). Negocio redondo. 
A los paramilitares colombianos el contrabando de productos venezolanos les daba más dinero que la producción y comercialización de la cocaína. Así se crearon y multiplicaron las organizaciones mafiosas trufadas de paramilitares colombianos de extrema derecha, que se enriquecían brutalmente a cambio de desangrar a Venezuela y quitarle la comida a la gente. 
Mientras el precio del petróleo aguantó, el gobierno venezolano trajo comida y de todo, y dio dólares a los importadores que básicamente estafaban al gobierno poniendo sobreprecios en dólares y de mil formas y maneras, corrompiendo a los funcionarios para que certificasen que, por ejemplo, habían traído tres contenedores de repuestos de automóviles...cuando solo habían traído uno y lo habían pasado tres veces por la aduana. Es un ejemplo que se traslada a todos los rubros e importaciones. Miles y miles de millones de dólares se fueron así, en corrupción. Funcionarios corruptos y oligarcas corruptores, los de siempre, los de toda la vida, blanquitos y rubios, los que tenían experiencia histórica en el manejo de cuentas en paraísos fiscales, triangulación y manejo bancario internacional, y los contactos con las empresas suministradoras. 
Décadas de experiencia en estas lides, verdadero deporte nacional en Venezuela en todo el siglo XX, facultaban a la élite venezolana a seguir controlando el comercio de importación. Pegaban uno, tres, cinco o veinte pelotazos y se llevaban 1, 5, 100 o 500 millones de dólares al extranjero. Sí, sí, habéis leído bien las cifras. Como mucho, cuando la cosa se ponía gris marengo porque les pillaban o les iban a pillar, se iban a Miami o Madrid tranquilamente a disfrutar del botín, tan ricamente... 
Cuando el gobierno venezolano, con la oposición en contra, cerró la frontera con Colombia el año pasado, los bachaqueros se giraron y empezaron a acaparar los productos básicos para vendérselos a los venezolanos. El 90 por ciento de los bachaqueros que hacen cola son inmigrantes colombianos que se dedican profesionalmente a esto. Cinco millones de colombianos han llegado a Venezuela estos últimos quince años. Venezuela en el 2002 tenía 22 millones de habitantes. 
Estos bachaqueros están dirigidos y controlados por organizaciones colombianas, con la complacencia de la oposición, que ha llegado a definir como "trabajadores por cuenta propia" o "emprendedores" a esta plaga maligna. No es broma, podéis googlear y veréis las declaraciones de estos "líderes de la oposición "...en fin. 
Las tiendas normales recurren a los mayoristas, a los pequeños importadores, a lo que el gobierno distribuye ahora, que es menos por la escasez de dólares y la bajada del petróleo...y sobre todo se surte del producto nacional, (hortalizas, frutas, etc.) que no es mucho, porque en muchos casos los empresarios dejan de producir hasta que el gobierno les sube los precios. 
Y en esa guerra está el pueblo venezolano, tratado con simpleza por unos medios internacionales que alientan estos comportamientos golpistas y criminales, que no soportarían ni aguantarían ni en la décima parte si estos comportamientos se produjesen en sus países. Todo vale para tumbar al Chavismo, como sea, lo que sea, cuando sea, y lo único que les importa, así quede el país destrozado, es sacar a los negros, pobres, indios, a la 'gente fea' o 'tierruos' del poder. Son muy racistas y muy clasistas...lamentablemente... 
Por eso, básicamente, unas tiendas tienen de todo y otras no".

La censura del ABC




Cómo último detalle, me gustaría añadir que el ABC publicó un artículo en el que explicaba cómo la clase media-alta de Venezuela no sufría ningún tipo de desabastecimiento. Las razones de este hecho ya las habréis leído en el texto que he copiado de su facebook, pero parece que al diario español no le gustó que se dijese la verdad sobre el gobierno de Maduro, razón por la que censuró la noticia poco tiempo después.

Cuando el señor Otxotorena se enteró de este hecho, comentó en su facebook de forma jocosa que era curioso ver cómo la derecha española, esa que tanto cacarea la 'libertad de expresión', censura las noticias según le conviene. También ironizó sobre el futuro laboral de quien la publicó e hizo un llamamiento al derecho a la información.

En cuanto a quién fue el autor de la publicación, el empresario español ha declarado esta mañana en el programa de radio de Fernando Berlín que, poco después de la censura, recibió una nota de un trabajador del diario ABC donde se le explicaba que tenían trabajando a muchos becarios y que los temas sin importancia se los dejaban a ellos. 

2 comentarios:

  1. Había oído hablar de este hombre, pero no me había parado a leer nada suyo. Gracias por compartirlo, Nemo. Y qué asco, de verdad.

    Esto demuestra es lo difícil que es tratar de nadar contracorriente en el río del capitalismo salvaje. Subvencionas los alimentos para ayudar a los que menos tienen (aquí subvencionamos periódicos o coches), y un montón de hijos de puta hacen negocio con eso, comprando y vendiéndolo luego masivamente fuera de Venezuela.

    Esta dificultad de tratar de hacer algo distinto a lo que impone la mayoría (algo así le ha sucedido a Grecia) me ha recordado a una interesante novela de Huxley: "La isla".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hugo Chávez es el mejor presidente que ha tenido Venezuela en muchos años. Fue el único que se atrevió a nadar contracorriente para ayudar a su pueblo y el único que le plantó cara a las grandes empresas que manejaban 'los hilos'. Respecto a esto último, te aconsejo ver un documental de la Tuerka llamado "Una mosca en una botella", no tiene desperdicio: https://www.youtube.com/watch?v=SIDrAfArRMY&index=1&list=FLbJid3m-v8oOxP24F9H8P2A

      Un saludo ;)

      Eliminar

Los comentarios están moderados.