martes, 19 de abril de 2016

¿Ha comenzado la sexta extinción?


Ayer por la tarde leí un artículo en la revista "Muy Interesante" que me llamó la atención. El artículo trataba de explicar al lector que es muy posible que estemos viviendo la sexta extinción. La imagen que acompañaba al artículo mostraba un museo con hologramas de animales que hoy en día se encuentran al borde de la desaparición. Era la representación de un hipotético zoo virtual del futuro, una posibilidad que, habiendo leído el texto completo, bien podría hacerse realidad. Los animales que podían verse son:

- Águilas: extintas en 2030
- Oso polar: extinto en 2050
- Gorila: extinto en 2027
- Lince: extinto en 2026
- Rinoceronte: extinto en 2033
- Corales: extintos en... (la imagen se corta)

Si hacemos un breve repaso a la historia de las extinciones, nos encontraremos con que la última fue la que acabó con los dinosaurios a causa de una bola de fuego hace 65 millones de años. El que fuera un impacto extraterrestre todavía es motivo de discusión, ya que hay científicos que son más partidarios de la teoría de la erupción volcánica. También los hay que achacan la causa de la catástrofe a un cambio gradual del clima. En cualquier caso, la extinción masiva se dio entre los períodos Cretácico y Paleógeno llevándose consigo al 75% de los géneros biológicos. 

Si al lector le asombra las grandes proporciones de la quinta extinción, se sorprenderá aún más cuando sepa que durante la tercera desapareció el 95% de las especies. No, no me he equivocado escribiendo el porcentaje. A este cataclismo se le conoce como la 'Gran Mortandad' y sucedió hace 250 millones de años entre los períodos Pérmico y Triásico. Existen dos teorías para explicar lo que sucedió: el impacto de un gran asteroide o una erupción volcánica de proporciones tan vastas que alteró los niveles de oxígeno de la atmósfera. 

Como los humanos somos muy morbosos, la teoría del gran impacto es la que más ha calado en el colectivo, pero no está nada claro cuáles fueron las causas de las cinco extinciones. A lo largo del tiempo se han encontrado algunos indicios que apuntan hacia una u otra teoría, y como es muy difícil saber con exactitud qué fue lo que pasó hace 'x' millones de años, solo nos queda especular. Aun así, de una cosa sí están seguros los científicos: las cinco extinciones tuvieron causas naturales, la actual no.


La extinción exprés

La primera vez que se dio la alarma fue en 1998 a raíz de una encuesta realizada por el Museo Estadounidense de Historia Natural de Nueva York. Según dicha encuesta, "la mayoría de los biólogos del país están convencidos de que está en marcha una extinción en masa de animales y plantas". La noticia fue publicada por The Washington Post y, según el museo, siete de cada diez biólogos afirmaban que una quinta parte de todas las especies vivas podría desaparecer en menos de tres décadas, un ritmo de desaparición que supera a las cinco extinciones anteriores.

Ante tales datos, cualquiera con un mínimo de conocimiento se pararía a pensar por qué ningún gobierno está haciendo algo para parar esta catástrofe. Según Barnosky, un paleontólogo de la Universidad de California en Berkeley, "nuestra supervivencia depende en gran medida de los sistemas biológicos y geoquímicos que regulan el planeta". También añadió que "para que un ecosistema sea capaz de mantener el equilibrio, necesita especies, porque la diversidad asegura la resiliencia". Como ejemplo clave de ese equilibrio, el artículo expone qué ocurriría en África si no existieran los leones. Al no haber ningún depredador que amenazase la existencia de los herbívoros, estos crecerían sin control y ocasionarían importantes cambios en el paisaje. Resumiendo, ¡que se desertificaría el paisaje!

Para acallar a los escépticos, un grupo de expertos de las universidades de Stanford, Princeton y Berkeley, encabezado por Gerardo Ceballos, un investigador de la Universidad Autónoma de México, llevaron a cabo un estudio de carácter muy conservador para ver qué tipo de resultados obtenían en el mejor de los casos. La conclusión fue demoledora: de las nueve especies que deberían haber desaparecido desde 1900, lo han hecho un total de 468, es decir, que estamos ante una tasa de extinción cien veces superior a la normal. ¡Y todo eso dándole un enfoque conservador! Miedo nos debe dar qué resultados habría obtenido el mismo estudio si se hubiesen incluido a otras especies que probablemente también estén extintas.


La generación decisiva

La primatóloga Jane Goodall argumenta que "dentro de doscientos años las personas van a mirar hacia atrás, hacia este período particular de la historia, y se preguntarán a sí mismos: ¿Cómo es posible que la gente de aquel tiempo permitiera que desaparecieran todas estas criaturas tan maravillosas?" Para muchos científicos, este planeta no podrá soportar durante mucho más tiempo el desmesurado crecimiento de la población humana, que arrasa con todo a su paso en su necesidad de dejar huella por doquier. De hecho, la Sociedad Geológica Estadounidense afirma que hemos transformado la mitad del suelo disponible y que lo que queda por 'transformar' son desiertos y poco más.

Como último apunte, solo añadir que en un artículo publicado en la revista Nature se dice que si no se imponen medidas para disminuir el cambio climático desaparecerán entre un 38% y un 52% de las especies. Eso significa que somos nosotros los que tenemos el poder de sentenciar a muerte o salvar al planeta. ¿Llevará razón Stephen Hawking cuando dijo que tenemos doscientos años para abandonar la Tierra? ¿Es nuestro destino ser como unas terminas que lo destrozan todo a su paso? Eso lo dejo a criterio del lector.


Imagen de Bacole87.

Fuente: revista Muy Interesante, número 419


2 comentarios:

  1. ¡Pssst! Aquí te dejo un enlace, pero no le hables de mis fuentes a Mister DBunker XD

    http://www.mitele.es/programas-tv/cuarto-milenio/temporada-10/programa-417/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja. Aunque no lo creas, de entre todos los magufos que pululan por la televisión y la red, Iker Jiménez es el que mejor le cae. Al menos, algunos de sus programas son buenos (como el de Chernobyl, por ejemplo).

      Un saludo ;)

      Eliminar

Los comentarios están moderados.