sábado, 5 de marzo de 2016

No, Pedro Sánchez, Podemos no ha traicionado a sus votantes


En la sesión de investidura de ayer, un Pedro Sánchez molesto y contrariado empezó a echar balones fuera y culpar a Podemos de su precaria situación política. Como era de esperar, los resultados de la segunda votación no variaron mucho respecto de la anterior. Solo hubo un partido que cambió su voto y les dio el 'sí': Coalición Canaria (de derechas).

Ana Oramas, la portavoz de CC del grupo mixto, explicó su apoyo diciendo que "seguir sin gobierno es vieja política", un argumento muy cogido por los pelos, ya que cambiar a Mariano Rajoy por Pedro Sánchez no sirve de nada si sus políticas van a ser las mismas. En este punto, Oramas demostró su temor a una posible debacle si se celebran elecciones anticipadas. En resumen, que estamos ante un caso de pura supervivencia política.


El PSOE vuelve a cargar contra Podemos

No voy a comentar las anécdotas de la primera y la segunda investidura por parecerme algo superfluo, pero sí voy a detenerme en la burda estrategia de manipulación que está utilizando el partido de Sánchez contra Podemos. Una estrategia que insulta a la inteligencia de los más de cinco millones de votantes que han obtenido Podemos y sus confluencias. Señor Sánchez, a ver si se entera de una vez: no nos trate como a sus votantes. Nosotros tenemos espíritu crítico.

Para terminar de rizar el rizo, el secretario general del PSOE acabó diciendo que "Pablo Iglesias ha traicionado a los millones de votantes de Podemos que votaron cambio". Sí, ese es el nivel, y debo añadir que tiene hasta cierta gracia, porque no sé qué clase de cambio va a emprender yendo con Ciudadanos. 

De hecho, sus intentos por explicar el pacto con Ciudadanos son tan cutres que utilizan cualquier nimiedad para darse la razón. Un ejemplo de ello es la 'torpeza' del portavoz del PSOE al intentar hacernos creer que Manuela Carmena quiere que Podemos y sus confluencias pacten con ellos y con Ciudadanos. En este caso, si bien es cierto que las palabras de la alcaldesa de Madrid fueron confusas y tendían a malinterpretarse (yo mismo caí en la trampa), me parece insólito que casi toda la prensa nacional lo interpretase al revés.

Al final, solo nos queda tomarnos con humor estos ejercicios de cinismo e hipocresía. El señor Sánchez y sus acólitos no pueden explicar de forma razonada su pacto con Ciudadanos, así que nos vienen con el cuento de "o nosotros, o el caos". A falta de un razonamiento válido y coherente, nunca está de más un poco de alarmismo. ¿Quién ha traicionado entonces a sus votantes? Desde luego, Podemos no.


¿Cuál fue el mejor discurso?

Como último apunte, debo añadir que me quedo con el discurso de Alberto Garzón. Son apenas tres minutos, pero habló clarito y sin necesidad de recurrir a la broma o al cinismo.



Imagen: vídeo de eldiario.es

2 comentarios:

  1. Sólo decir que yo también he votado a Podemos, y no me considero traicionado.

    Y ya en el argumento del PSOE de la supuesta "pinza" PP-Podemos porque ambos partidos (como el resto del hemiciclo, a excepción de Ciudadanos Y CC) han votado en contra de la investidura de Sánchez, para qué entrar. No pueden ser más simples. Pero por lo visto, funciona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dan mucho asco. Llevan todo el día repitiendo eso de "la traición de Podemos a sus votantes". Nos tratan como si fuéramos idiotas sin sentido común, pero claro, quizá están acostumbrados a hablar de esa forma con sus votantes.

      Eliminar

Los comentarios están moderados.