domingo, 24 de enero de 2016

Pablo Iglesias hiere el orgullo del PSOE

Pablo Iglesias en la rueda de prensa
El mediodía del pasado 22 de enero Pablo Iglesias lo volvió a hacer. Pilló a todo el mundo desprevenido y propuso un acuerdo de gobierno con el PSOE e IU-UP. Fue a todas luces un golpe de efecto con doble intención, ya que por un lado obligaba a Pedro Sánchez a tomar posiciones y por otro se cubría las espaldas ante la posibilidad de unas nuevas elecciones. A partir de ahora, si no llegan a un acuerdo será culpa del PSOE.

He de admitir que mis esperanzas respecto al pacto PSOE-Podemos-IU son muy escasas. Desde el PSOE saben que es un acuerdo contra natura y que corren el riesgo de que Podemos los fagocite. Es cierto que, de entre todas las opciones, la que les hará perder menos votos es un pacto 'a su izquierda', pero es algo arriesgado que puede salirles caro a medio o largo plazo, razón por la que Felipe González (¿alguien entiende qué hace todavía metido en política?) está moviendo todos los hilos posibles para evitarlo.


'Falta de respeto' al PSOE

Uno de los comentarios más sonados fue el que vertió Alfredo Pérez Rubalcaba en su Facebook. Lejos de entender que ambos partidos han obtenido cinco millones y pico de votos y que no están en posición de exigir la luna a la hora de pactar, escribió: "Es la primera vez que oigo en mi vida ofrecer un acuerdo de gobierno insultando gravemente al partido con el que quieres acordar". ¿Insultando gravemente? Que yo sepa, Pablo Iglesias no insultó a nadie en ningún momento, sino que estableció una serie de condiciones que me parecen muy lógicas y coherentes teniendo en cuenta el número de votos que ha obtenido cada partido. ¿No será que están demasiado acostumbrados a gobernar en solitario? Ay, qué tiempos aquellos.

También ha habido otros que han criticado la decisión de Podemos poniendo énfasis en 'los sillones de gobierno'. Uno de ellos ha sido el Albert Rivera (no podía faltar), el secretario general de Ciudadanos, que escribió lo siguiente en su twitter:

"Unos preferimos hablar y negociar reformas democráticas, sociales y económicas y otros lo primero que piden son sillones de gobierno."

¿Negociar reformas democráticas? Supongo que se referirá a la abstención de su partido en Calatayud, la cual evitó que se quitase la medalla de oro de Calatayud a Franco. O quizá se refería al voto en contra de Ciudadanos en Barcelona para que no se bajasen los sueldos de los cargos electos, o a su insistencia en aplicar 'el contrato único', o a su propuesta de acabar con las penas específicas por violencia de género cuando el 22 de enero se dio el sexto caso de violencia machista. Sí, puede que quitando las penas específicas se solucione el problema , no te jode.

Otro que ha dado rienda suelta a su indignación por las redes sociales ha sido Eduardo Madina, quien ha tachado de "humillación al Partido Socialista" la propuesta de Iglesias. No sé lo que pensará el lector, pero yo veo mucho más humillante esa reforma que hicieron del artículo 135 de la constitución (sin referéndum previo) para anteponer el pago de la deuda a los intereses de la población. También veo más humillante que en el 2014 se aliaran con el PP para evitar un referéndum sobre monarquía o república. O que en el año 2009 acumulase 64 causas de corrupción más que el Partido Popular, un detalle curioso porque últimamente parece que el único partido con escándalos de corrupción es el de Rajoy. No, no, el PSOE también los tiene, y no son pocos.

En fin, creo que algunos de estos políticos deberían poner en orden su escala de valores, porque si les escandaliza más la propuesta de un acuerdo de gobierno que la corrupción de su partido (tanto a nivel legal como ideológico), mal vamos. 

2 comentarios:

  1. No me acabó de gustar la forma en que Podemos propuso el pacto de gobierno, pero de ahí a lo de "humillación", "insultos", "chantaje", hay un mundo.

    Y efectivamente: el PSOE, como IU, infravaloró a Podemos, y ahora que los de Pablo Iglesias tienen prácticamente el mismo número de votos que los socialistas, estos siguen con el chip de superioridad. O se adaptan pronto a la nueva situación, o lo llevan crudo.

    De cualquier manera, no me gustaría estar en la piel de Pedro Sánchez. Haga lo que haga va a tener quien le recuerde que lo ha hecho mal, y siempre llevarán razón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión, el fallo de Pablo Iglesias en la rueda de prensa fue hablar demasiado claro. Este país no está muy acostumbrado a que este tipo de cosas se hagan así, lo que demuestra la poca cultura democrática que tenemos inculcada.

      En cuanto a lo de Pedro Sánchez, solo añadir que le veo poco futuro. Su última oportunidad de conseguir 'algo más' en política la tiene ahora, y no se le presentarán más ocasiones.

      Saludos ;)

      Eliminar

Los comentarios están moderados.