miércoles, 23 de diciembre de 2015

Después del 20D, juego de pactos


Después de todas esas encuestas que auguraban el hundimiento de Podemos y un posible sorpasso de Ciudadanos al PSOE, la realidad se ha impuesto sobre la ficción y resulta que (¡Oh! ¡Sorpresa inesperada!) el partido de Pablo Iglesias ha sacado más votos que el partido de Rivera. ¿Ha sorprendido esto a muchos? No, lo que sí es motivo de sorpresa es que las encuestas dieran a Ciudadanos un resultado tan optimista, detalle que provoca sospechas sobre su intencionalidad.

Siendo francos, no esperaba que Podemos superara al PSOE tan temprano. Veía más probable que quedaran en tercera posición y a una distancia considerable del partido de Pedro Sánchez. Luego estaría Ciudadanos, al que no le daba más de 20 o 25 escaños, y en quinto lugar quedaría IU-UP, cuyo resultado me ha sorprendido de mala manera.


Al final, me he equivocado a medias. Frente a los cinco millones y medio de votos que ha acaparado el PSOE, Podemos ha logrado sobrepasar los cinco millones si contamos con Podemos-Compromís, En Comú y Podemos-En Marea. ¡Solo se diferencian en algo más de trescientos mil votos! Es un resultado excelente para un partido que se presenta por primera vez a unas elecciones generales (habría sido mejor con IU-UP). El único inconveniente es que muchos esperaban más. Es por eso que, quizá, el resultado ha sido acogido con cierto pesimismo.

En cuanto a Ciudadanos, he de admitir que no esperaba que los fuera a votar tanta gente. Desde el principio estaba claro que esos votos irían indirectamente al PP, es decir, que al ser partidos neoliberales van a estar de acuerdo en casi todo, y si a eso le sumas que el PP tiene mayoría absoluta en el Senado ya se vislumbra con claridad lo que va a pasar. ¡Nos esperan cuatro años más de gobierno del PP!

El tripartito encubierto

Si sumamos los 90 escaños del PSOE, los 123 del PP y los 40 de Ciudadanos nos topamos con un tripartito encubierto que puede hacer y deshacer leyes a voluntad (los tres suman 253 escaños y solo se necesitan 176 para tener mayoría absoluta). Esto significa que cuando el PSOE se abstenga para permitir que gobierne el PP nos esperan cuatro años más de lo mismo. Es cierto que el PP no podrá gobernar de la misma forma que lo ha hecho hasta ahora, pero sabiendo cómo son los otros dos partidos está claro que se pondrán de acuerdo en lo esencial.

¿Habrá pacto entre el PP y el PSOE?

Pese a que Albert Rivera no ha tardado ni 24 horas en traicionar a sus votantes y pedir un pacto a tres donde ellos estén incluidos, no creo que vayamos a ver próximamente ningún pacto. Lo más probable que ocurra es que el PSOE se abstenga y permita que gobierne el PP en minoría. Después tienen tiempo de sobra para intentar recuperar los votos perdidos por esa decisión. Como bien sabe el lector, la sociedad española es de memoria corta en materia política.

Otro detalle que me parece reseñable es que si el PSOE llega a pactar con el PP estaría firmando su propio funeral. La abstención todavía tiene su explicación porque pueden apelar a 'la responsabilidad de estado', pero si se produjese el pacto el descalabro del PSOE en las próximas elecciones sería brutal. Entonces, el futuro sorpasso de Podemos al 'partido socialista' sería una realidad.

Si lo vemos de esta forma casi parece conveniente que pacten, ya que el PSOE se desgastaría hasta lo indecible por los futuros recortes que debe hacer junto al PP y el electorado se iría de forma mayoritaria hacia Podemos e IU-UP. Eso si no vuelve a surgir de la nada otro partido de derechas camuflado de progresista.

Por último, os dejo las conclusiones que ha sacado Julio Anguita tras el 20D. Como siempre, no tienen desperdicio.



P.D. Como se vuelvan a repetir las elecciones me van a dar risa los resultados de Ciudadanos. No creo que mucha gente se anime a votarles de nuevo después de proponer un pacto a tres.


Imágenes de eldiario.es

2 comentarios:

  1. El pacto PP / PSOE no lo veo. Cuando supe del resultado de las elecciones, pensé que el PSOE iba a dejar que gobernara el PP absteniéndose, si no ahora, en segunda vuelta, con la excusa de la estabilidad, apelando al miedo a la ingobernabilidad, a los mercados, la parálisis de todo un país (¡uuuuuh!) y todo eso. Pero últimamente algunos de los dirigentes están manifestando muy claro que van a votar NO siempre al PP, independientemente del candidato que lleve este partido.

    Sin embargo, Pedro Sánchez no acaba de ser rotundo. En Podemos han sido tajantes: apoyo al PP nunca, ni votando a favor ni absteniéndonos, sea quien sea el candidato. Pero el líder del PSOE habla de «no apoyar», y ahí se queda. Eso deja abierto el camino de la abstención.

    De todas maneras, tiene poca importancia lo que diga Pedro Sánchez, no me fío de su palabra. Entre otras cosas, porque antes de las elecciones municipales dijo que nunca pactaría con Podemos, y ya veis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco me fío de lo que diga Pedro Sánchez, pero vamos, todo apunta a que van a abstenerse. Dentro de las tres malas opcciones que tienen, es con la que sufrirían menos pérdida de votos (luego tienen cuatro años para recuperarlos). Votar siempre NO y repetir las elecciones solo ocasionaría una fuga de votos por parte de Ciudadanos y el PSOE en favor de Podemos y el PP, y no creo que les convenga...

      Saludos ;)

      Eliminar

Los comentarios están moderados.