lunes, 16 de noviembre de 2015

Ciudadanos, a la derecha del PP


Durante estos últimos días he estado pensando si debería escribir sobre 'el partido del momento', ese de color naranja que los medios de comunicación no paran de ensalzar y que ha hipnotizado a una buena parte de la sociedad. Ante tal situación, lo que yo siempre aconsejo es que lean sus propuestas e investiguen un poco sobre su pasado, detalle que nunca viene mal para saber a quién se vota. Lamentablemente, mi escepticismo ha comenzado a ganarle terreno a la esperanza de que algo así ocurra. Admitámoslo, en este país casi nadie lee los programas antes de votar, y los pocos que lo hacen, entre los que me incluyo, dudan seriamente si valen para algo o son solo papel mojado.

Aunque parezca una broma, Ciudadanos se define en su ideario como un partido de centro-izquierda no nacionalista, y si leéis sus propuestas casi suena creíble. El problema es que son muy parcos a la hora de redactar sus ideas y utilizan palabras como "racionalizar", "optimizar" y "regular" que pueden interpretarse de varias formas. A los recortes los llaman "reformas estructurales factibles", y evitan posicionarse claramente a favor del modelo de gestión público-privado diciendo que "delimitaremos la sanidad pública y la privada a nivel orgánico, administrativo y de gestión".

La intención de este post no es otra que la de dar a conocer algunas de sus propuestas, las cuales no tienen nada de centro-izquierda, sino más bien lo contrario. En apariencia, algunas de ellas parecen muy sensatas y progresistas, sobre todo por la calculada fraseología que utilizan, pero si las analizas con paciencia te darás cuenta de que no son tan 'progres'.

A favor del repago copago

Según establece Ciudadanos en su ideario, "la demanda no puede basarse en el copago", afirmación en la que les doy toda la razón, pero luego nos encontramos con la siguiente perla:
"(...) El copago solo podría ser utilizado como un elemento disuasorio en aquellos pacientes menos graves que tengan la posibilidad de administrar mejor el uso de medicamentos o servicios sanitarios, y se establecería mediante un copago reembolsable."
El lector podrá pensar que no es tan mala idea establecer un copago en los casos menos graves porque mucha gente va al médico por vicio, y si no lo piensa tampoco lo verá como una barbaridad. Después de todo, en caso de auténtica necesidad no tendrá que hacer frente al copago, ¿no?

El problema de imponer el polémico copago es que el baremo para determinar quién está grave y quién no tiende a ser injusto o tendencioso, es decir, que puede darse el caso de que solo consideren graves a aquellas personas que estén próximas a la fase terminal. Es lo mismo que ocurría (y ocurre) con los afectados por hepatitis C que no hace mucho salían por la televisión demandando más igualdad en el acceso a un tratamiento efectivo: solo tienen acceso los afectados más graves, lo que se traduce en que los menos graves deben esperar a que se agudice su enfermedad para poder acceder a dicho tratamiento. ¿No suena demencial?

En este punto, Ciudadanos dice que "se ha de abordar la racionalización de los tratamientos de gran coste unitario y pequeños beneficios". También especifica que "la priorización y financiación de la incorporación de tecnologías y medicamentos a la cartera de servicios se realizará en función de su efectividad y coste-efectividad, por lo que los nuevos procedimientos diagnósticos o tratamientos deberán acompañarse de su presupuesto y financiar los fármacos nuevos solo en las indicaciones aprobadas".

De nuevo, vuelve a aparecer la palabra "racionalización" y otras no menos preocupantes como "priorización" o "coste-efectividad". Me hace gracia que los medios de comunicación le saquen tantas pegas a las propuestas de Podemos acusándoles de decir el qué pero no el cómo, porque las ideas de Ciudadanos, aparte de oler a puro neoliberalismo, son igual de vagas e inconclusas.

Su condición para recibir atención médica

Hace unos meses, Albert Rivera salió en el programa de televisión Un tiempo nuevo explicando su modelo sanitario y las condiciones para acceder al mismo. Ante la perplejidad de los tertulianos, el secretario general de Ciudadanos puso como condición el "ser español o inmigrante con residencia en España". Es decir, el mismo modelo que impuso Rajoy en el 2012. Los inmigrantes sin papeles se quedarán fuera del sistema sanitario, y entre ellos solo se atenderá (según su programa) a "los niños, embarazadas y personas que padecen enfermedades graves o raras, cuando lo diagnostique el médico". ¿Dónde quedó eso de la sanidad universal?

Además, si nos vamos a las razones económicas de la medida, ni siquiera las hay. Este año, el PP devolvió a los inmigrantes la atención primaria (no la tarjeta sanitaria) tras comprobar que el ahorro para las arcas del estado había sido ínfimo. Sin ir más lejos, los médicos del mundo dijeron lo siguiente:
"(...) Esto ha significado en la práctica que muchas personas excluidas terminen utilizando la asistencia sanitaria únicamente cuando su situación de salud esté seriamente comprometida, circunstancia que afecta gravemente su integridad física y eleva los costes de la asistencia sanitaria."
Si el PP ya lo intentó y pudo comprobar que no le reportaba tanto ahorro como pensaba, ¿por qué Ciudadanos quiere volver a lo mismo? ¿Estamos ante una medida puramente ideológica?

Subirán el IVA de los productos básicos

Otra propuesta polémica de Ciudadanos es la de eliminar el IVA superreducido (4%), que grava productos de primera necesidad como el pan, la leche, los huevos o las verduras, y unificarlo junto con los productos de IVA reducido, el cual bajará al 7% (ahora está en el 10%). Esto significa que cuando vayas al supermercado te saldrá más caro, lo que convierte a la medida en injusta para muchos sectores de la sociedad.

Como excusa, Rivera ha dicho que "habrá productos que puedan subir o bajar, pero los complementamos" y ha puesto como ejemplo que otros productos, como los zapatos, saldrán beneficiados de esa bajada de IVA. A lo que yo me pregunto: ¿cómo puede comparar los productos de primera necesidad con unos zapatos?

El contrato único

Que Ciudadanos defienda el 'contrato único' me parece un error de estrategia que se les puede volver en contra, y digo 'me parece' porque viendo el pasotismo que hay en este tipo de cuestiones puede que no sea tan mala idea. De hecho, Albert Rivera llegó a nombrarlo en el programa de Salvados que hizo junto a Pablo Iglesias y pasó sin pena ni gloria. Ni siquiera el secretario general de Podemos se paró a decirle lo perjudicial que puede llegar a ser, cosa que me sorprende. ¿Es posible que no supiera qué era exactamente? De ser así, desaprovechó una oportunidad valiosísima para dejarle en evidencia.

Para que el lector se haga una ligera idea de lo que es el 'contrato único', este consiste en eliminar todas las variantes de contratos que existen actualmente y unificarlos en uno solo. Es decir, que ya no existirá el contrato a tiempo parcial, el indefinido o el temporal. Solo habrá un tipo de contrato, cuyas condiciones ya puede uno imaginarse que no favorecerán al trabajador.

Como no quiero pecar de ambiguo, dejo a continuación un enlace donde se explica lo que es con bastante acierto:



Si no os apetece leer el artículo enlazado, os dejo este vídeo:



¿Es Ciudadanos lo mismo que el PP?

Cuando un político dice que su partido es de centro lo que de verdad está diciendo es que es de derechas. El centro no existe. Los partidos políticos siempre se han clasificado entre los conceptos 'izquierda-derecha' porque determinan a favor de quién están, y es eso lo que fastidia a los conservadores, es decir, que en época electoral se les recuerde que gobiernan para la banca.

Dicho esto, y teniendo en cuenta lo expuesto anteriormente, creo que queda claro que Ciudadanos es un partido de derechas que se disfraza de progresista para no asustar al electorado. Es un Partido Popular joven, exento del cúmulo de casos de corrupción que arrastra el partido de Rajoy, pero con más ganas de emprender sus 'reformas'. 

¿Les votarás?

4 comentarios:

  1. No les votare ya le tenia calao yo al Albert era de las juventudes del Pp y imaginaba que no abria cambiado mucho

    ResponderEliminar
  2. Como sabes, para intentar evitar que los programas electorales sigan siendo «papel mojado», como hasta ahora, Podemos llevará en el suyo la propuesta de que sean vinculantes, pudiéndose poner en marcha un proceso revocatorio en caso de incumplimiento.

    En 2013, cuando Ciudadanos arrancaba a nivel nacional, escribí este tuit: «¿Funcionará un partido que aúna a conservadores (Albert Rivera) y progresistas (Luis Salvador)?» Y Rivera me contestó bastante ofendido: «conservador yo? Infórmese por favor antes de decir cosas que no son. Soy progresista y Ciudadanos igual, mire ideario».

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja. Del ideario a la realidad hay un trecho muy grande en el caso de Ciudadanos, se les nota demasiado que son de derechas.

      En cuanto a lo de Podemos, leí su programa inicial, ese en el prometían el oro y el moro. Luego han ido reculando y he estado al tanto de qué propuestas dulcificaban o echaban para atrás, pero desconocía el detalle de que son propuestas vinculantes (con todo lo que eso conlleva). Está bien saberlo.

      Eliminar
    2. Por si quieres echarle un vistazo (pág. 157): http://unpaiscontigo.es/wp-content/uploads/2015/11/Programa-generales-definitivo-2015_11_23.pdf

      Eliminar

Los comentarios están moderados.