lunes, 31 de agosto de 2015

España SÍ fue rescatada


Haciendo acopio de obviedades, el lector sabrá igual que yo que repetir una mentira cien veces no la convierte en verdad. Tampoco importa que esa mentira la diga un alto cargo político o alguien de renombre. Una mentira es una mentira y punto. Lo único que hay que hacer para darse cuenta es evitar los actos de fe.

Ahora bien, esta lógica tan sencilla no parece valer para la política. ¡Qué va! En política lo que cuenta no es decir la verdad y hacer autocrítica cuando se falle en algo, sino contar mentiras de la forma más convincente posible y repetirlas hasta la saciedad para que vayan calando. Eso de que los ciudadanos ya no somos tan crédulos como antes lo dejamos para otro día (sí, todavía espero que el CIS se equivoque en sus predicciones).

El negacionismo del PP

Que a estas alturas el PP siga negando que España fue rescatada en el año 2012 me parece una broma de mal gusto y motivo sobrado de dimisión. Es lamentable que el actual gobierno niegue lo que publicó el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 10 de diciembre de 2012. Ni siquiera debería estar permitido por eso de estar en periodo electoral. A continuación, os dejo parte de su introducción:
"El 25 de junio de 2012, el Gobierno español solicitó asistencia financiera externa en el contexto del proceso en curso de reestructuración y recapitalización de su sector bancario. La solicitud de ayuda se inscribe en los términos de la asistencia financiera para la recapitalización..."
Solo con leer este extracto nos topamos con que España no solo fue rescatada, sino que el propio gobierno lo pidió. Es decir, que están presumiendo de que evitaron el rescate cuando hicieron justamente lo contrario. No quiero utilizar la palabra cinismo, pero ese regusto que parecen tener cuando dicen tal embuste deja en evidencia su completa desconexión con la ciudadanía. En otras palabras, que les importa muy poco que les creas o no.

El choteo de la prensa extranjera 

La prensa extranjera tuvo claro desde el principio que lo de España fue un rescate y no le siguió el juego a Rajoy. El problema reside en que ese rescate no es el mismo que el de Grecia, Irlanda, Portugal y Chipre, ya que en España solo se rescataron a determinadas entidades bancarias y financieras. Debido a esto, la Comisión Europea dejó que el gobierno español negara la palabra rescate y dijese que lo suyo era un préstamo de ayuda a la banca. Fue, por así decirlo, un detalle que pretendía salvaguardar la dignidad del actual gobierno.

Diversos medios extranjeros encontraron hasta divertido que el presidente español mantuviera que no habían sido rescatados. Un claro ejemplo es la revista norteamericana 'Time', que bajo el título: "You say tomato, I say Bailout: How Spain agreed to Be Rescued" criticaba mordazmente la actitud triunfalista de Rajoy al vender el rescate como algo excepcional. 'Financial Times' señalaba: "Rajoy presenta la ayuda a España como una victoria", y 'The Guardian' también criticó a Rajoy por la misma cuestión.

Sabiendo esto cabe preguntarse en qué piensan cuando se ponen en ridículo negando lo innegable. Se acogen a pequeños matices para evitar nombrar la palabra maldita, pero resulta que ese dinero prestado a la banca cuenta como deuda pública. ¿No es eso un rescate? Al final va a ser verdad eso de que tendremos que llevar un cartelito colgado del cuello que diga: no somos gilipollas. Porque están convencidos. 

Imagen de Kai.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.