domingo, 7 de junio de 2015

La historia interminable, de Michael Ende


Esta vez he decidido dejar la política a un lado y seguir con la crítica literaria. Me parece una buena forma de oxigenar un poco el blog y dejar aparcadas las rencillas políticas, las estupideces que todos hemos oído decir a diversos políticos en estos últimos días y el tacticismo electoral. Desde la noche del 24 de mayo he escuchado tantos despropósitos y disparates juntos que, si intentara hacer un post sobre el tema, no sabría por dónde empezar. ¿Solución? Lo que ya es habitual en este blog: escribir a contracorriente.

Leer un libro donde el tema principal de la historia sea el mismo libro es cuanto menos curioso. Para empezar, el personaje principal, Bastián Baltasar Bux, es un niño de once años que sufre bullying en la escuela y que, por azares del destino, acaba escondiéndose en una librería. De esa librería robaría un libro titulado "la historia interminable". Bastián, ávido lector, pensó que un libro que nunca termina es el culmen de la perfección, así que no lo dudó un solo momento.

A partir de entonces todo transcurre en un trastero de la escuela, que es donde Bastián se esconde para leer el mismo libro que estamos leyendo nosotros. Con la tinta verde para relatar lo que ocurre en Fantasía y la tinta roja para describir los acontecimientos del mundo real uno termina enfrascándose en dos historias distintas que están condenadas a unirse. Michael Ende sacó a relucir esa fantasía que todos hemos tenido alguna vez al leer un libro: participar directamente en la trama, conocer a los personajes y ser los protagonistas de la historia. Todo eso en 419 páginas.

En España se tiene el mal vicio de ver el género fantástico como algo para niños, pero "la historia interminable", con su prosa sencilla y directa, es una historia dentro de una historia de la que siempre se aprende algo nuevo cada vez que se vuelve a leer. Sin duda, viene de perlas para airear esas mentes apolilladas y acartonadas que tienden a verlo todo gris.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.