domingo, 31 de mayo de 2015

La apatía de los apolíticos



Desde la noche del 24 de mayo he estado, al igual que muchos, expectante al panorama político. Me gustaría hablar por todos, pero resulta que hubo un sector de la población que prefirió poner Telecinco e inyectarse su dosis dominguera del debate de Supervivientes. Estoy hablando de un 15% de cuota de pantalla, es decir, 2.220.000 personas que pasaron por completo de las elecciones más reñidas e inciertas de nuestra democracia. Eso sí, al menos fue superada por laSexta, que obtuvo un 16% de cuota de pantalla superando al raquítico 8% de TVE y al paupérrimo 6% de Antena3. Si no llega a ser por eso, nada me hubiera librado de un tremendo sentimiento de vergüenza por pertenecer a un país así.  

La gran pregunta es qué habrán votado esas personas que ponen por delante un programa de entretenimiento a algo tan esencial como qué partido gobernará su ciudad y Comunidad Autónoma. ¿Lo habrán pensado son seriedad? ¿Conocerán el programa electoral del partido en cuestión? ¿Sabrán cómo es el partido que votan? ¿Habrán optado directamente por la abstención? Aun a riesgo de equivocarme, me aventuraría a decir que la respuesta a las tres primeras preguntas es "no".

El rechazo a la política

Hay mucha gente que se proclama "apolítica" como si se tratara de algo de lo que sentirse orgulloso. Lo dicen como quien se declara comunista o marxista. Vamos, algo de lo que "fardar". El problema reside en que, al menos, estos dos últimos luchan y se mueven por algo. Están firmemente convencidos de que su lucha es justa y eso les honra. Los apolíticos son, sin embargo, individuos que no participan en nada, que les da igual quien gobierne y que luego se quejan continuamente de lo injusto que es el sistema. Se quedan en casa, angostados en su sofá, y miran con insigne indiferencia lo que ocurre a su alrededor. 


Julio Anguita pidiendo el voto para Izquierda Unida 
en Málaga y hablando de la apolítica (minuto 4:41)

El gran mal que sufre este país no es la corrupción, sino la apatía que sienten muchas personas por la política. El no querer implicarse y el salirse por la tangente con la machacada frase "todos los políticos son iguales" es el verdadero cáncer, lo que permite que ciertos políticos se relajen y metan la mano donde no deben. El que aquí os escribe también formaba parte de ese conjunto apolítico. De hecho, en las elecciones de 2011 me abstuve de votar al no haber ninguna formación que me convenciera. Ni siquiera Izquierda Unida, que era el partido con el que más simpatizaba, terminaba de convencerme, así que al final opté por la abstención. Craso error.

¿Solución?

He de admitir que me he planteado más de una vez si sería buena idea que el voto fuera obligatorio, y ojo, la idea no es tan descabellada. En países como Grecia, Bélgica, Chipre e Italia están obligados a ir a las urnas bajo pena de sanción, la cual puede llegar a los 1.000 euros si se infringe esta norma en varias ocasiones. Es una forma de obligar a la gente a que salga de casa y se implique, pero no nos equivoquemos, ese voto no tiene por qué ir por defecto a los partidos de izquierdas. También puede darse el caso de que voten a la derecha o que lo hagan directamente al tuntún.

¿Cuál es el problema de todo esto? Que el porcentaje de abstención es, a mi juicio, demasiado alto. En las elecciones generales del año 2008 la abstención fue de un 26,15%  y en  las del 2011 alcanzó un nada despreciable 28,31%. A nivel autonómico y municipal resulta aún más descorazonador, ya que el pasado 24 de mayo ese porcentaje aumentó a un 35,09% del electorado. ¡Y eso teniendo en cuenta que la sociedad está más politizada!

Si en las elecciones generales de 2011 tuviéramos en cuenta a los abstencionistas como si fueran un partido político nos encontraríamos con que serían la segunda fuerza más votada. Frente a los más de diez millones de votos que obtuvo el Partido Popular, los abstencionistas sumarían un total de 9.710.775 "votantes". Más de nueve millones de personas que podrían haber cambiado radicalmente los resultados si se hubieran molestado en ejercer su derecho al voto.

¿Aumentará el porcentaje de abstención en las generales?

5 comentarios:

  1. Interesante... pero no me convence. Soy de Argentina y aquí el voto sí es obligatorio con sanción en caso de no ir.
    Mi sentimiento hacia la política no es claro, pero creo que podría resumirlo como apatía. Será porque soy adolescente o por otras cuestiones, pero realmente es un tema del cual no me interesa hablar, ya que todos tienen mucho que decir al respecto y me aburren, por lo general. Aquí en Arg. lo único que se escucha es lo mal que estamos y lo mal que actúa el gobierno. Quejas y nada más.
    No sabría definir con certeza mi posición o los fundamentos de la misma, pero actualmente no me interesa ni la política ni la actualidad ni casi nada relacionado a "mi" país, a excepción de unas pocas cosas.
    Si bien me gusta mucho "comerme la cabeza" pensando muchas cuestiones (me gusta la filosofía, sociología, psicología, etc.) pero tengo bastante desinterés por la realidad de "mi" país, incluyendo a la política.
    Comento aquí porque me sorprendió tu posición tan firme acerca de lo malo que es el desinterés por la política, y es que no digo que sea bueno ni presumo de ello, simplemente evito toda discusión relacionada, y hasta el momento no encuentro forma de interesarme por el tema, no despierta inquietud ni en lo más mínimo en mí.
    Y sí, la política me afecta, forma parte de mi realidad, afecta a muchos otros, bla bla bla tengo que decir que cosas como el patriotismo me dan asco (creo recordar que citaste el video de Martín Hache relacionado a ello, vaya coincidencia jaja) pero en resumen, no logro interesarme por la política, sobretodo por la de "mi" país (me queda pendiente analizar en profundidad mi repulsión por "mi" país jaja).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el caso de España, la repulsión que muchos sentimos viene de la época franquista y de las coletillas que todavía perduran hoy en día. La mal llamada transición se hizo mal, y eso es algo que no se olvida. Sin ir más lejos, el partido que gobierna ahora, el Partido Popular, fue fundado por franquistas...

      En cuanto a la apatía por la política, no sé cómo estará la corrupción en Argentina, pero en España surgen casos nuevos casi a diario. Razón de más para estar al tanto del panorama político y evitar votar a corruptos. De hecho, ha sido esa apatía la que les ha permitido llegar al poder y desmantelar el estado de bienestar, y oye, ya está bien.

      Al igual que tú, yo tampoco soy de patriotismos, lo veo un concepto absurdo que aliena a la gente, pero tampoco me gusta que me tomen el pelo, y es por eso que me intereso por la política de mi país.

      Saludos ;)

      Eliminar
  2. Las únicas elecciones que hubo en el año 2014 fueron las europeas, y la abstención fue del 56,19%. ¿No te habrás equivocado?

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he debido de confundir. ¡Gracias por el aviso! ;)

      Eliminar
  3. Con respecto al comentario que he hecho antes, las elecciones europeas nunca han tenido una alta participación, y menos aún en la de hace dos años, (tal vez tuve que haber participado, aunque yo por aquel entonces no sabía lo del TTIP) pero en Eslovaquia hubo una abstención del 87% (sí, del putísimo 87%) y aún así se eligió a sus 13 "representantes" (no te haces una idea de cómo odio esta palabra) en la Eurocámara.


    Eso de "todos los políticos son iguales" para mí no es más que un tópico infundado que hace mucho daño. A la gente le debería interesarle la política. El panorama político está para echarse a llorar, pero no por eso hay que darle la espalda. Yo soy joven y con el tiempo me ha ido interesando al ver que era algo importante. Creo yo, que el que se considera "apolítico" se considera también ignorante (y de forma voluntaria).

    La próxima publicación de mi blog tratará precisamente de la abstención electoral.

    PD: Por cierto, he retocado el post anterior. Siempre me dejo cosas en el teclado xD

    ResponderEliminar

Los comentarios están moderados.