domingo, 9 de noviembre de 2014

Misterio resuelto: El puente de Overtoun y los perros suicidas

Visón americano, el causante
de los "suicidios".
El puente de Overtoun, en Milton -Escocia-, se hizo famoso por la ingente cantidad de perros que se precipitaron al vacío durante varios decenios. Con sus más de 100 años de antigüedad, rodeado por una espesa vegetación y portadora de la elegante arquitectura señorial escocesa, los mitómanos y entusiastas de lo paranormal no tardaron en surgir multiplicándose como setas. 

Los "suicidios" empezaron a registrarse desde los años 50-60 y el viejo puente terminó adquiriendo fama de maldito. Pronto, su funesta reputación traspasó las fronteras de este verde, bello y húmedo país creando una expectación que, a mi parecer, fue exagerada. A decir verdad, siempre me ha parecido curiosa esa absurda tendencia por fantasear con hipótesis extravagantes en vez de, al menos, analizar mínimamente los hechos. Se trata de anteponer la razón a la sinrazón, y fue esto precisamente lo que hicieron un grupo de científicos con el ánimo de esclarecer el misterio y, dicho sea de paso, cerrar la boca a tanto charlatán suelto.

El Dr. Sands, encargado de la investigación, averiguó que siempre saltaban desde el mismo lado del puente y que no todas las razas tenían esa tendencia suicida. Los perros que sí lo hacían pertenecían a razas de cazadores con hocicos largos (labradores, Collies, etc.), así que eso llevaba a pensar que era algún olor desconcertante lo que les impulsaba a ejecutar tan errático comportamiento. ¿A caso eran plantas?, ¿agua estancada? No. El causante debía ser un animal.


Atando cabos, se descubrió que los supuestos suicidios comenzaron en la misma época en la que se produjo en la zona la invasión del visón americano (años 50). Este animal tiene unas glándulas que segregan una sustancia olorosa muy potente que vuelve locos a los perros. Luego, si le sumamos el detalle de que el cauce del puente es muy cerrado y carece de ventilación ya podemos imaginarnos el resto de la historia. Los perros, casi hipnotizados e imbuidos por el olor, buscaban marcar su territorio a toda costa y se precipitaban al vacío en su búsqueda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.