sábado, 16 de agosto de 2014

Un poco de historia sobre la esvástica

Una de sus tantas representaciones.
Emblema tradicional vasco denominado "Lauburu"
Desde que los nazis adoptaron la esvástica como símbolo representativo de su "movimiento" en occidente no se la puede ni ver por lo que representa. La ideología destructiva de Hitler estuvo peligrosamente cerca de triunfar de no ser por la intervención militar del gigante ruso, y si bien es cierto que la antigua URSS se terminó llevando a la tumba más víctimas inocentes que el propio régimen nazi (solo con Stalin la cifra de muertos llegó a 21,5 millones de personas), el führer no se quedó muy atrás puesto que durante los dos o tres años que duró el holocausto murieron más de 6 millones de personas. Ahora bien, ¿de dónde proviene este símbolo?

Según los historiadores la historia de la esvástica (con todas sus variantes) alcanza periodos tan lejanos como el siglo V antes de cristo. De hecho, se cree que puede ser incluso más antigua. Sus orígenes son causa de amplios y encendidos debates, pero lo que sí podemos afirmar con seguridad es que fue utilizada por los visnuitas, hindúes, budistas, judíos, arévacos y seguidores del jainismo en la antigua India durante miles de años. Sus significados varían según el pueblo que lo acoge y puede verse también en varias cerámicas antiguas de Japón, China y Corea. Es más, sin ir más lejos, China sigue utilizando ese símbolo hoy en día para señalar los productos que son estrictamente vegetarianos y, atentos al dato, también puede apreciarse en los cuellos de las camisas infantiles para "espantar a los malos espíritus".

En el caso de los budistas la esvástica se coloca en posición horizontal y significa "todo" y "eternidad". Por ello, no nos debe extrañar ver alguna que otra en el pecho de la figura de un buda. Aún así, esos no son sus únicos significados, ya que en las viejas religiones paganas europeas se relaciona con el nacimiento y la puerta de la muerte. Todo esto suele chocar bastante desde el punto de vista occidental porque nuestro subconsciente lo relaciona automáticamente con Hitler y compañía, pero en Japón no existe tal relación y se utiliza en los mapas callejeros japoneses para indicar que hay un templo budista.

Significados para este polémico símbolo hay muchos y podría extenderme varias páginas en cuanto a historia y detalles. Solo el nombre, si lo traducimos al español, quiere decir felicidad, éxito, buena suerte, salud y adiós. Nada que ver con la esvástica nazi invertida que Hitler usó como estandarte. El mundo del simbolismo puede llegar a ser muy apasionante, sobretodo porque conecta con los inicios de la civilización y toda la extensa cultura que va ligada detrás. La esvástica es, en esencia, un ejemplo de ello. 

2 comentarios:

  1. Por lo que yo sé, la versión budista y china está invertida en relación con la original de Hitler. Si esta iba en sentido horario, la oriental iba en antihorario (y sigue yendo)--Dani Medela

    ResponderEliminar

Los comentarios están moderados.