sábado, 23 de agosto de 2014

El "misterio" de las vacas mutiladas y los Ovnis. Detrás del mito

Supuesto ovni fotografiado
en 1870-1871
Siempre he dicho que a la hora de hablar de gente que se dedica a difundir "teorías conspirativas OVNI" hay que hacer una diferenciación. Por un lado, están aquellos que conspiran sobre cualquier cosa independientemente de si lo que dicen sobrepasa el nivel de estupidez o no. Luego, tenemos a los que se toman la molestia de investigar, leer todos los puntos de vista existentes y estudiar con precisión de cirujano cada acontecimiento. Hago esta aclaración porque me parece erróneo tachar a todos los ufólogos de lunáticos, ya que si han adquirido esa mala fama es por los cuatro zumbados de siempre que ven extraterrestres hasta en la sopa.

Desde que se inició la crisis económica allá por el 2008 los avistamientos de ovnis se han disparado como nunca, detalle que nos lleva de antemano a una conclusión más mundana y menos peliculera. Aún así, revisando un poco en la historia nos toparemos con que en la segunda mitad del siglo XX su apogeo fue también brutal, sobretodo a partir del estallido del caso Roswell en el año 1947. Curiosamente, el marco que se da en los países europeos tras la segunda guerra mundial es también parecido a la actual situación que vivimos. Una situación de ruina económica en la que podemos encontrar ciertas similitudes con la sufrida posguerra de la Europa de hace casi 70 años. De hecho, los países europeos se encontraban tan devastados económicamente que hasta EEUU se vio obligado a efectuar un plan de ayuda concediéndoles crédito. En total, se repartieron 17 mil millones de dólares en cuatro años. El 80% se destinó a donativos y el 20% restante a crédito.

Cuando hablamos del caso de las vacas mutiladas, que empezaron a surgir a principios de los años 60, siempre me gusta buscar primero causas que no incluyan a seres de ojos saltones y tez gris. Más del 90% o 95% de los casos tienen una explicación más lógica, razón por la cual no logro entender ese vicio que tienen algunos de querer atribuir cualquier tipo de acción a los llamados aliens. A estas alturas, y teniendo en cuenta todo lo anteriormente dicho, uno debería preguntarse si los responsables de tanta distracción con los OVNIS no son otros que los propios gobiernos. Unos gobiernos que utilizan en su beneficio esa debilidad que tenemos por los seres de otros planetas para encubrir ciertas acciones de dudosa moralidad. Sin ir más lejos, el mundo del cine recurre cada vez más a la ufología para crear suculentos filmes (alien: el octavo pasajero, alien vs predator, los hombres de negro, avatar, transformers, John Carter de la tierra y un largo etcétera). ¿Nos hemos convertido en marionetas sin saberlo? Abro debate.

El gobierno estadounidense es el claro ejemplo de cómo promocionando la creencia extraterrestre se puede distraer a la población de sus pruebas con armamento militar o aviones tales como el F-117 Nighthawk o el Stealth Fighter. A modo de ejemplo, a finales de los 80, en la localidad de Dulce (Nuevo México), los granjeros vieron luces extrañas que se movían como si fueran dirigidas por "algo". Días más tarde se hallaron los cuerpos de varias vacas mutiladas de forma extraña, con precisión casi quirúrgica y algunas de ellas incluso reventadas por dentro. La gente del lugar relacionó de inmediato las luces con las susodichas mutilaciones y les vino a la mente una sola palabra: extraterrestres. Sin embargo, un policía local descubrió la verdad que se escondía detrás, y no eran los aliens ni mucho menos.

El policía en cuestión, llamado Greg Valdez, investigó profundamente el caso y estimó que habían muerto cerca de 8.000 animales de forma similar. Era sin duda un número importante que mantenía en vilo a muchos granjeros, de modo que se puso a buscar al causante de toda aquella masacre y su conclusión final fue que la cercana base aérea de Kirtland estaba poniendo a prueba un avión experimental, lo que explicaba sin duda las luces. Lo que hacían esos aviones era buscar en los animales evidencias de envenenamiento por radiactividad, ya que en la década de los 60 se habían llevado a cabo en la zona pruebas nucleares radiactivas subterráneas. Obviamente, el gobierno pasaba de alarmar a la población sometiéndola a pruebas médicas y prefería hacer esas "operaciones" de tapadillo. Huelga decir que el propio gobierno, contrariado por haber sido descubierto, le hizo a este hombre la vida imposible desde entonces. 

Casos como éste hay bastantes, pero me parece curioso que muchos teóricos de la conspiración omitan este dato tan conocido. Existe abundante información al respecto por toda la red y yo apenas estoy contando una pequeña parte de todo lo sucedido. Aún así, y pese a todas las incógnitas que rodean todavía al "misterio" de las vacas mutiladas, el hecho de que aquí se descubriera la verdad deja claro que no por no saber lo que pasó deben haber platillos volantes implicados.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.