viernes, 13 de junio de 2014

Crítica literaria: El Retrato de Dorian Gray


Cuando compré este libro en un puesto de segunda mano no esperaba que su historia me atrapase. Me llamó la atención porque vi la película que estrenaron en el año 2009 y no estuvo mal (ahora vendrán los críticos de cine a ponerme verde). De hecho, tenía tan buena argumentación que consideré de cajón que se basara en alguna clase de novela de años ha. Para mi sorpresa, no me equivoqué.


Su autor es el poeta y dramaturgo irlandés Oscar Wilde, el cual tuvo bastante renombre en el Londres victoriano-tardío por su agudeza, las obras de teatro que solía escribir y su temprana muerte. Hasta la fecha era uno de esos autores de los que solo conocía el nombre por haberlo oído una infinidad veces, así que me alegró que el autor de la obra fuera él. Por fin tenía la oportunidad de leer algo suyo. 

Desde el comienzo del libro ya empieza a destacar un personaje por su enconado pragmatismo y ácidas frases. Se trata de Henry Wotton, un individuo que proporcionará a la novela un encanto particular. La peculiar filosofía de vida que guarda Henry no solo encandila a Dorian Gray desde el principio, sino que cautiva al lector y hace que se pregunte qué jocoso comentario soltará en las próximas páginas. Para mí, es uno de los personajes mejor construidos que he visto.

Henry Wotton se terminará convirtiendo en el mentor de Dorian Gray. Este joven cínico, que heredó la fortuna familiar y dedica su vida al placer, decide hacer 'suyo' a Gray adoctrinándolo a su manera. Nuestro protagonista, totalmente ignorante sobre la vida y todo lo que esta conlleva, ve abrirse un mundo desconocido ante sus ojos que le fascina y aterroriza a partes iguales. El placer, la lujuria, el egocentrismo y la total apatía por las tragedias ajenas que le inculca Wotton comienza a destruir su conciencia hasta eliminarla por completo, y es a partir de aquí donde comienza lo interesante. 

Al final, Dorian se ve atrapado en su propia ruindad y empieza a tomar conciencia de las barbaridades que ha estado haciendo durante toda su vida. La razón por la que un monstruo sin conciencia logra 'reformarse' la dejo en el aire para que el lector lo descubra por sí mismo.

A continuación, os dejo algunas 'perlas' dichas por Lord Henry:

- "Es mejor arrepentirse de lo que uno ha hecho que arrepentirse de algo que por cobardía jamás logró hacer."

- "La única manera que tiene una mujer de reformar a un hombre es aborreciéndole tanto que él pierda todo posible interés por la vida."


- "Las mujeres, como ha dicho un francés ingenioso, nos inspiran el deseo de ejecutar obras maestras y nos impiden llevarlas a cabo."


- "La única manera de sentirse más joven es volver a cometer todos los errores que se hizo en el pasado."


- "Conciencia y cobardía son lo mismo realmente, Basil. La conciencia es el nombre comercial de la empresa. Eso es todo."


- "Cuando una mujer se vuelve a casar es porque detesta a su primer marido. Cuando un hombre se vuelve a casar es porque adoraba a su primera esposa. Las mujeres prueban su suerte, los hombres arriesgan la suya."


- "Me gustan más las personas que los principios, y lo que más me gusta en este mundo son las personas sin principios."


- "La única diferencia entre un capricho y un placer de por vida es que el capricho dura algo más."

- "Un cigarrillo es el modelo perfecto del placer. Es exquisito y le deja a uno insatisfecho. ¿Qué más se puede desear?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.