viernes, 23 de mayo de 2014

El derecho al voto, ¿útil?

Quedando apenas un día para que finalice la campaña electoral y comience el período de reflexión, el PP y el PSOE apuran sus últimos mítines para insistir con la misma remachacada retahíla. Valenciano, por su parte, sigue explotando un comentario fuera de lugar que dijo Cañete y que al final le ha venido muy bien para raspar unos cuantos votos, y Cañete no cesa de repetir una y otra vez la historieta de la herencia recibida por parte de los socialistas. Algo que resulta de lo más discutible y cuyos matices alcanzan al propio gobierno de Aznar, pero de eso ya hablaré en otra ocasión.

Los partidos minoritarios son, sin embargo, los que más han crecido proporcionalmente debido a la desafección que existe con los dos partidos más votados. En las dos últimas legislaturas han probado fehacientemente su completa inutilidad para atender los verdaderos intereses que tiene el país y que no son ni los bancos y reducir la deuda para contentar al resto de la Unión Europea, sino ayudar al pueblo y reducir el desempleo. La ciudadanía, esa gente que los votó confiando inocentemente en que los sacarían de aquel atolladero, ha visto que ambos partidos se ponen la misma chaqueta al tomar las riendas del gobierno, así que el hecho de que hayan girado la mirada hacia los partidos minoritarios no es solo algo lógico, sino casi instintivo.  

Por mi parte, creo que en todo esto se debería intentar mirar más allá y preguntarse qué es lo que verdaderamente pueden ofrecer esos partidos que nunca han llegado a gobernar, porque no nos engañemos, hablar desde esa cómoda posición de inexperiencia es muy fácil. Un partido que nunca ha llegado al poder sigue teniendo la legitimidad moral de criticar a los que ya han gobernado y cometido sus respectivos errores, y digo que la tienen porque nunca se han tenido que "manchar las manos" a la hora de verse obligados a recortar aquí y allá. ¿A caso creéis que diversos partidos de izquierda como Izquierda Unida hubieran hecho algo muy distinto de lo que está haciendo el PP e hizo en su día el PSOE? La respuesta es NO.

Lo que uno debería preguntarse habiendo llegado a este punto es qué oportunidades nos ofrece el sistema en sí, ya que es ese precisamente el problema raíz de que nos estemos pegando siempre contra la pared votemos a quien votemos: el sistema. Un sistema que obliga al gobierno a español a tomar una serie de medidas en contra de su voluntad al formar parte de la Unión Europea. Al final, no estamos votando a quienes nos gobiernan, sino a los capataces de quienes nos gobiernan. ¿Qué sentido tiene eso?, ¿por qué deberíamos ejercer el derecho al voto si los que se presentan ya tienen las manos atadas desde el principio?. Sin duda, es un problema de proporciones nada desdeñables en el que deberíamos pensar más amenudo para encontrar una solución, pero la pura verdad es que mientras todo esto siga así no va a cambiar nada gobierne quien nos gobierne y salga quien salga elegido para las elecciones europeas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.