domingo, 4 de mayo de 2014

El conflicto de Ucrania y la manipulación de información (segunda parte)

Como no podría ser de otra forma, nuestros queridos medios de intoxicación se hallan trabajando intensivamente para ofrecer la versión europeista sobre el incendio de Odesa. A continuación, os dejo los titulares que varios periódicos han puesto en la portada:

- Los choques con rebeldes prorrusos causan decenas de muertos en Odesa.
- Los choques con los prorrusos causan una matanza en Odesa.
- Ucrania lanza una ofensiva con muchas bajas entre los rebeldes.

Después de los continuos "alzamientos" que se han ido sucediendo sistemáticamente en varios países como Siria, Egipto o Libia se me antoja escandaloso que a estas alturas se siga defendiendo por parte de los medios de comunicación la "versión oficial". Una versión oficial que pinta a los prorrusos como anarquistas, separatistas o antisistema y retrata a los partidarios del gobierno de Kiev como los buenos de la película. Según parece, EE.UU se encuentra en una lucha a contrarreloj al ser muy consciente de que China, aliado incondicional de Rusia, lo superará militarmente en 2025. Algo que le incomodaría bastante si tenemos en cuenta que es precisamente Rusia el que tiene el segundo ejército más poderoso del planeta. Una alianza de tal magnitud relegaría a la mayor superpotencia mundial a un segundo plano, y sus ambiciones expansionistas quedarían anuladas al verse superado por sus "enemigos tradicionales".

EE.UU lleva intentando acorralar y desestabilizar a Rusia desde hace bastantes años, pero estos intentos pasan muchas veces desapercibidos. Un ejemplo de ello es la especie de corralito o de cierre que ocurrió con los bancos de Chipre, un lugar donde (vaya casualidad) Rusia tenía la mayor parte del dinero que le venía del petroleo, por lo que el golpe estratégico les salió  perfecto en esa ocasión. También tenemos el caso de Siria, que era por donde pasaban los oleoductos de petroleo que venían de Irán y del cual Rusia se beneficiaba. Al causar la guerra a propósito en ese país se le vetaba a Putin el suministro, así que ya tenemos otro golpe geoestratégico que les salió a pedir de boca. Como se puede ver, cada uno de los alzamientos no fueron fruto de la casualidad, sino de un plan milimétricamente trazado que siempre ha buscado entorpecer tanto económica como militarmente al territorio ruso y sus aliados.

En cuanto al tercer golpe, es el que se está dando en estos momentos, que no es otro que el de intentar quitarle a Rusia la única salida a aguas calientes que posee a través de Crimea. Los serios problemas que esto le acarrearía a Putin y los beneficios que conllevarían para EE.UU ya los cité en post anteriores en los que hablaba sobre este mismo tema, pero por cómo evolucionan las cosas no creo el presidente ruso vaya a dar su brazo a torcer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.