sábado, 5 de abril de 2014

Pirámides de Egipto, detrás del mito popular.


Las pirámides de Guiza han sido siempre objeto de múltiples teorías de la conspiración. La enormidad de las construcciones, su perfección y, lo que a muchos siempre les ha llamado la atención, el modo en que aquellos descomunales bloques de piedra de varias toneladas de peso fueron alzados ha fascinado a muchos. Por desgracia para los historiadores, los supuestos documentos que debían revelar su secreto no han sobrevivido hasta hoy, lo que ha propiciado un caldo de cultivo inestimable para aquellas personas con una imaginación desbordante. 

A la hora de desentrañar la verdadera mano de obra que se empleó para alzar tales monumentos, cómo se hizo, qué calidad de perfección poseen en verdad y cuánto se tardaron en erigir, uno se topa con frecuencia con el mito popular. Que si miles de esclavos fueron maltratados, torturados y obligados a transportar cada bloque al lugar de destino, que si murieron en el proceso una cantidad ingente de esclavos ante la sanguinaria y desdeñosa mirada del todopoderoso faraón, etcétera, etcétera. Sin embargo, ¿cuánto de verdad hay realmente en eso?, ¿fue la mano esclava la autora de cada una de las pirámides que podemos ver hoy?. La respuesta es NO.

Las películas de Hollywood y los tantos libros sensacionalistas que se han sacado sobre el tema han sido los grandes culpables de esta desinformación. Nos muestran una visión apocalíptica donde se entremezcla la opulencia y la miseria, una visión en cierto modo acertada pero con múltiples errores históricos.  Los esclavos eran gente común que había sido apresada por los egipcios al perder la guerra, y pasaban por ello a ser mano de obra barata o criados de grandes señores. No obstante, el cuadro de miles de personas siendo azotadas para construir una mole gigantesca de piedra es exagerado. Que se sepa, el antiguo Egipto nunca ha usado de forma tan multitudinaria la esclavitud. No digo por ello que fuera de los registros históricos no haya ocurrido, pero no me parece acertado ponerme a especular.

Para empezar, todas las personas que se encargaron de levantar las pirámides eran trabajadores contratados para ello. Se trataba en su mayoría campesinos, y uno de los beneficios que obtenían al embarcarse en tal tarea era que estaban libres de impuestos. Venían de todas partes del país y se les daba alojamiento, comida y ropa. Solían trabajar en turnos de tres meses y se les pagaba y comían carne con regularidad. Además, para ellos participar en la obra era una especie de “honor”, así que ya podemos quitarnos de la cabeza la imagen dantesca de látigos, sangre y muerte. El sistema de la esclavitud en el antiguo Egipto no estaba montado tal y como dicta el mito popular por excelencia. De hecho, podríamos decir que se parecía más a un sistema feudal, por así decirlo.

TEORÍAS SOBRE CÓMO SE CONSTRUYERON

Las pirámides de Guiza cuentan con, aproximadamente, entre 4.500 y 4.600 años a sus espaldas. La más grande fue erigida en algo más de 20 años y son, en groso modo, la prueba vigente de que no se precisa de grandes dotes tecnológicos para crear maravillas a gran escala; de que el ingenio y la habilidad de los técnicos egipcios jugaron un papel fundamental en este tipo de cuestiones. Ingenios traducidos en artilugios de madera, rampas, trineos, el uso de rodillos y de ruedas. Algo tan simple y arcaico como eso. Aún así, y pese a que se desconoce el modo exacto en el que se erigieron, métodos perfectamente plausibles para la época no faltan. Os dejo a continuación los más famosos y, por ende, más realistas:

1) Con artilugios de madera:

Según Heródoto, un historiador y geógrafo griego, los sacerdotes egipcios comenzaron a construir una serie de gradas con ingenios de madera. Con dichos aparatos subían los bloques al primer piso, y así sucesivamente. Es algo parecido a las grúas que se utilizan para construir los edificios de hoy en día, pero con la arcaica tecnología de entonces.

2) Rampas de arena:

Este método consiste básicamente de hacer rampas de arena a medida que se van completando más y más pisos de bloques. Cuando se terminaba de colocar todo un piso, se cubría con arena a modo de rampa para poder colocar otro encima, y así hasta el final. Una tarea harto trabajosa pero perfectamente realizable.

3) Rampas de madera:

Es lo mismo que las rampas de arena, pero en este caso, evidentemente, se sustituye la arena por la madera. Es un método que no veo con mucha amigabilidad, ya que se necesitarían amplios conocimientos en las propiedades de la madera. Se debería saber sobretodo cuál era la más idónea para utilizar y qué tipo de estructura resultaría menos inestable. Se me antoja demasiado complejo como para que se haya hecho realmente así, pero no deja de ser otro ejemplo.

Después de toda esta parrafada estoy seguro que más de uno seguirá convencido de que la única explicación "lógica" es que fueron los extraterrestres y barbaridades varias. Es una desgracia que lamentablemente seguirá vigente durante mucho tiempo, pero en lo que respecta a mi opinión personal, yo creo en la capacidad de superación del ser humano. Es más, siempre me ha parecido un insulto que se nos crea incapaces de construir este tipo de edificaciones. ¿Por qué ese afán por querer hacer pasar a la especie humana como un ser carente de inteligencia?. Desde luego, podemos ser muchas cosas, pero ingenio para construir jamás nos ha faltado, sobretodo si se trata de armas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.