viernes, 18 de abril de 2014

¿A qué se debe el cambio horario?

El cambio de horario es todavía el origen de mucha polémica y fastidio, sobre todo cuando nos quitan esa preciada hora de sueño y tenemos que levantarnos  bien temprano el día siguiente. Aún queda mucha gente que no comprende la razón exacta de tal tradición y que incluso cree que no sólo no se ahorra energía, sino que se consigue el efecto contrario. 

El artífice de estos deslices horarios fue el constructor inglés William Willet en 1905, quien veía todo un desperdicio que la gente se perdiera la mejor parte del día. Él solía ser aficionado de dar tranquilos paseos a caballo antes de tomar el desayuno, y como hay mentes que no sólo se deleitan con contemplar el paisaje, la suya empezó a divagar hasta hacerse preguntas tales como qué horario sería el más adecuado para sacarle mejor partido al día. En la actualidad, muy probablemente, no serían pocos los que le cantarían las cuarenta al ver su escaso horario de sueño trastocado, pero el propio constructor sugirió que se realizaran transiciones semanales de 20 minutos para que el cambio no fuera tan brusco. No obstante, fue el propio gobierno quien desestimó el consejo y decidió que era más sencillo adelantar la hora de golpe.

Dos años después publicó su propuesta, pero como era de esperar no fue acogida con mucho entusiasmo. Aun así, Alemania y sus aliados fueron los primeros en aplicar el horario de verano el 30 de abril de 1916. España, Rusia y otros países se resistieron a aplicarlo hasta el año siguiente, y Estados unidos lo hizo en 1918. La razón de que, después de casi una década, decidieran hacerle caso tiene su origen en el ahorro energético a causa de la guerra. No les sobraba carbón, de modo que tenían que arreglárselas para que su consumo en el país no fuera tan elevado.

Varias décadas más tarde, en 1974, comenzó a aplicarse en todo el mundo como consecuencia de la crisis del petróleo, ya que adelantando la hora se consumía menos luz y les era posible aprovechar la que ofrecía el sol. Además, se ha comprobado que reduce los accidentes de tráfico y que, aquí en España, el ahorro doméstico puede llegar hasta el 5%. (aunque al subirnos cada año el precio de la luz nos quedamos igual).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.