lunes, 3 de marzo de 2014

Lo que realmente pasa en Ucrania



Las informaciones sesgadas y parciales que nos llegan de Ucrania nos pintan un cuadro que, con toda seguridad, no se corresponde con la realidad. Los medios de comunicación nos venden que los opositores se han levantado en contra de un gobierno represivo y egocentrista, que hartos de tanto atraso y de sufrir hambre y penurias se han revelado para demandar una vida mejor y más libre. No obstante... ¿es eso todo lo que hay?.

Personalmente, me parece de hipócritas que se tache a los manifestantes de Gamonal de "anarquistas radicales de izquierda" y a los opositores ucranianos de héroes. Sé que no tiene punto de comparación, pero es un matiz que resulta de lo más curioso. En este país a la gente que ejerce el derecho de protesta se la etiqueta automáticamente de anarquista o nazi, y me parece lamentable que esas palabras vengan precisamente del partido que nos gobierna. ¿Es eso imparcialidad?, en fin...

Hace relativamente poco Estados Unidos ha advertido a Rusia que tomará represalias por su intervención en Ucrania. De hecho, dos senadores ya demandaron lanzar una advertencia a las autoridades del país euroasiático de que no se iban a quedar con los brazos cruzados mientras ellos tomaban acciones que, cómo no, socavan los intereses nacionales estadounidenses, por lo que la versión disney de "gente libre que lucha por la democracia" ya comienza a desmoronarse. ¿A caso creéis que EEUU intervino en todos esos países del África para defender al pueblo "reprimido"?. Obviamente no. Los intereses tanto económicos como militares son las razones de esas intrusiones, no el bienestar de las personas del lugar.

Ucrania es un país al este de Europa que formó parte de Rusia (la entonces URSS) hasta el 16 de julio de 1990. Por su situación estratégica juega un papel geopolítico y militar muy importante, ya que desde Ucrania se puede bloquear militarmente a Rusia y, por si fuera poco, engendrar ataques contra Irán, Siria, Palestina y China. De este modo Rusia perdería el control del mar negro y una de las bases militares y navales que tiene en Crimea. Además, este país resulta ser el territorio de paso por el que circula todo el gas natural y el petroleo que proviene de Irán y de Rusia hacia Europa. La desestabilización de Ucrania está, en definitiva, bien medida y calculada puesto que anexionarla a Europa sería como tener la gallina de los huevos de oro. Les facilitaría ampliamente las cosas.

A pesar de todo, no hay que olvidar que Rusia no va a permitir que Ucrania sirva a los intereses expansionistas de Estados Unidos y Europa, y teniendo en cuenta  que es el segundo ejército más poderoso del mundo y que como aliado tiene a China, que posee el tercer ejército más poderoso del mundo, es probable que en esta ocasión la intentona les salga rana. No está todo dicho todavía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.