miércoles, 19 de marzo de 2014

La ironía de EE.UU.

Si uno lee un poco de historia se percatará que EE.UU siempre ha tenido esa doble moral muy bien implantada. Todos conocemos sus escarceos con los países del norte de África como Siria o Egipto, escarceos de los que nos enteramos a través de nuestras televisiones de forma sesgada y manipulada. Hace poco, por ejemplo, se dijo que Siria tenía armas químicas y que, por el bien de todos, debían ser eliminadas. Cuando lo oí en los noticieros me vino de inmediato a la mente lo que ocurrió con Iraq, ya que EE.UU usó como excusa esto último para invadirlo militarmente. Luego, cómo no, se descubrió que Sadam Hussein no poseía tales armas cuando tuvo la invasión en 2003 y que su capacidad para fabricarlas había decaído desde 1991, lo que dejó a la superpotencia mundial con el culo al aire. Más tarde, el presidente Bush salió diciendo en un discurso electoral que “no podían permitirse correr el riego debido al largo historial que tenía Iraq con dichas armas”. Pero oye, que esto no termina aquí, ¿sabías que EE.UU aprobó hace 25 años que el propio Hussein empleara armas químicas en la guerra de Iraq contra Irán?.

El hecho ocurrió entre 1980 y 1988, y según diversos medios digitales norteamericanos EE.UU dejó la ética de un lado porque le interesaba que Iraq ganara la guerra a CUALQUIER PRECIO. Según parece, se cree que Hussein empleó gases tóxicos contra el enemigo en el campo de batalla y también contra la población Kurda en Iraq delante de las narices de Washington. Sabiendo esto resulta de lo más irónico que ahora EE.UU decida cambiar de chaqueta y enfundarse la que lleva acumulando polvo desde hace años. Lo que ocurrió en Iraq se produjo por temas de petróleo, y en mi opinión la verdadera razón de la invasión de Siria se debe también al susodicho líquido, ya que el país tiene una gran importancia como productor de petróleo pese a hacerlo a pequeña escala. Desde 2011, sin embargo, dejó de producir a causa de las sanciones internacionales.

Libia, cuya invasión se produjo en 2011 y que, vaya casualidad, también es un importante productor de petróleo (ocupa el decimoctavo puesto en el ranking como los que más petróleo producen, mientras que Iraq ocupa doceavo) también representa un claro ejemplo de cómo las ansias expansionistas del imperialismo se come todo lo que encuentra a su paso sin tener en cuenta los daños colaterales. Me estoy refiriendo, evidentemente, a la población, que siempre es la que más sufre y la que tiene que aguantar las penurias de la guerra.

¿Cuál será el siguiente país que caiga en su red?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.