domingo, 26 de enero de 2014

Vida extraterrestre, una certeza matemática

Vía Láctea
La existencia de seres inteligentes en otros planetas es una certeza matemática. No sólo porque sería muy arrogante creer que nosotros, la especie humana, somos la cúspide de la creación y de la evolución, sino porque en el inconmensurable e inabarcable universo me temo que, muy probablemente, no somos ni la punta del iceberg de lo que realmente debe existir allá afuera.

Para hacernos una ligera idea, nuestra galaxia, la vía láctea, posee un diámetro medio de 100.000 años luz (1 trillón de kilómetros) y se calcula que el número de estrellas que abarca ronda entre los 200 mil millones y los 400 mil millones. Nuestra galaxia forma parte de otras 40 galaxias que se encuentran muy juntas unas de otras, y por esa razón pasó a llamarse “Grupo Local”.  De esas millones de estrellas hay una enorme cantidad inhóspita de ellas que poseen sus propios planetas. Nosotros, tras mucho esfuerzo y años de progreso tecnológico, apenas hemos logrado pisar la luna y enviar algún robot a Marte, el planeta más cercano. Con nuestros telescopios podemos vislumbrar muy limitadamente lo que ocurre en las galaxias más próximas y, de ese modo, descubrir unos pocos exoplanetas, de los cuales varios de ellos se aproximan bastante a las condiciones que creemos ideales para que haya vida. Y si te lo preguntas, no, no hemos podido saber con exactitud lo que hay más allá de nuestro “Grupo Local” de galaxias.

Ahora, imagínate que la vía láctea es sólo un pequeño, diminuto e insignificante grano de arena en la inmensidad de una playa. Sin ni siquiera haber podido saber con certeza que es lo que hay en el segundo grano de arena más cercano muchos se creen ya con la autoridad de decir que, si bien es cierto que la posibilidad de que exista vida extraterrestre está ahí, ven alto improbable que se haya logrado desarrollar hasta tal punto que esos seres puedan llamarse inteligentes. Sin embargo, y aun si se tiene la cabeza tan cuadrada como para “afirmar” tal cosa, debemos tener en cuenta que lo único que conocemos es la vida basada en el carbono. Obviamente, es plausible pensar en otras formas de vida que no se sustenten ni se rijan por las mismas “reglas” que nosotros.

En otros mundos infinitamente lejanos a nuestra galaxia, tan remotos y separados por distancias tan enormes que nuestro cerebro no es capaz de imaginar ni asimilar, es probable que no se precise de carbono para la existencia de vida. Esta es una posibilidad que muchos expertos y científicos han visto y sopesado con seriedad, ya que los gases pueden ser distintos en otros lugares.

Las ansias por intentar determinar que no estamos solos ha llevado a la gente a inventarse historias disparatadas, cada cual más imaginativa y pintoresca que la anterior. Inventan abducciones, secuestros, experimentación de extraterrestres con humanos, avistamientos OVNI, etc, etc. En lo personal, yo creo que TODAS las filmaciones y fotografías tomadas y por tomar sobre supuestas naves espaciales son falsas o se han malinterpretado, y lo creo por una sencilla razón. ¿A caso creéis que unos seres miles de años más avanzados que nosotros cometerían el error de dejarse ver?, ¿con qué fin y con qué propósito?. Sinceramente, si nos han llegado a visitar no nos habremos enterado y muy posiblemente jamás lo sabremos. Para que os hagáis una idea, ¿vosotros creéis que las hormigas son conscientes de la existencia del ser humano?, ¿de que a unos pocos kilómetros de donde viven existe una ciudad?. Yo creo que no.

La bautizada señal Wow
Lo más cerca que ha estado nuestra especie de probar científicamente la existencia de seres inteligentes fuera de nuestro planeta fue el 15 de agosto de 1977, cuando el radiotelescopio Big Ear recibió una señal de radio de origen desconocido durante 72 segundos proveniente de la zona oriental de la constelación de Sagitario alcanzando una intensidad 30 veces superior al ruido de fondo. Todavía se desconoce su origen y qué lo pudo provocar, pero las posibilidades que se barajan van desde el mensaje de una civilización extraterrestre inteligente hasta alguna interferencia causada por basura espacial. Se la bautizó como la "señal Wow".

Desgraciadamente, siempre habrá gente dispuesta a distorsionar y diluir la realidad. Los únicos archivos sobre avistamientos OVNI que valen algo la pena son los de aviación. Sí, de los archivos desclasificados. No prueban nada y terminan dejándote con más preguntas que respuestas, pero si se quiere buscar información fidedigna sobre el tema ese es un claro ejemplo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.