sábado, 25 de enero de 2014

Futility, el libro que predijo la tragedia del Titanic

Morgan Robertson, autor de Futility
“Futility, or de Wreck of the Titan”, o bien “Futilidad, el naufragio del Titán” es una de esas historias que llaman la atención. Un relato escrito en 1898 que narra cómo el trasatlántico más grande del mundo se hunde en las aguas próximas a Terranova (¿os suena?). La causa de la tragedia es un iceberg y la inconmensurable idiotez del capitán por despreciar toda prudencia aconsejable. Para acabar de rematar la cosa, el buque en cuestión se llamaba "Titán" y la catástrofe se dio en una gélida noche de abril en la murieron casi todos sus pasajeros por insuficiencia de botes salvavidas.

He de admitir que cuando me topé con la existencia de este profético libro no pude evitar leerlo. La historia en sí no es gran cosa, pero lo que sorprende es la increíble semejanza que posee con la tragedia que se dio catorce años después. Estoy hablando, efectivamente, del ya mítico Titanic.

Algún lector cauto y con los pies bien puestos en el suelo podrá pensar que solo fue causalidad, una de esas improbables pero asombrosas ironías del destino que, en ocasiones, te hace un macabro guiño a modo de burla. Sin embargo, las coincidencias van mucho más allá de las nombradas anteriormente, ya que las características de ambos buques, el ficticio y el real, son prácticamente idénticas. Tan idénticas que casi parece que Bruce Ismay, presidente y director de la White Star Line, construyera el R.M.S Titanic basándose en el libro de Morgan Robertson. Si tomáramos esta peregrina hipótesis como real habríamos de suponer que los escritos de Robertson se hicieron realidad con una precisión pasmosa, lo que no resulta muy tranquilizador, la verdad.

Para que os hagáis una idea más clara de la similitud de ambos casos, os dejo aquí los datos a modo de esquema:


¿Qué opináis?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.