lunes, 4 de noviembre de 2013

Retrocesos históricos: La imposición de la religión


Galileo ante el santo oficio

La religión siempre ha supuesto una traba para los grandes pensadores y científicos de todas las épocas. La oposición al progreso en ramas tan importantes como la medicina, la astronomía e incluso en el mundo de la literatura ha sido siempre continua. Sin embargo, tal y como dijo Gandhi: " la verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad", así que cuando Galileo  descubrió e hizo público que la tierra no era el centro del universo y que, por defecto, era ésta la que giraba alrededor del sol y no al revés, se topó con un gran obstáculo: La verdad institucionalizada.

La verdad oficial que sostenía la iglesia, el Vaticano y demás creencias populares  eran totalmente contrarias a lo que decía Galileo, y su enconada persistencia le costó ir a juicio. Durante el mismo, las presiones fueron tan enormes que casi se echa para atrás, pero en el último momento susurró: "Y sin embargo, se mueve".

El motivo por el que Galileo sabía (y que conste que digo sabía y no creía) que la tierra no era un punto fijo ni el centro del universo fueron los cálculos matemáticos, el uso de la razón y las observaciones que realizaba noche tras noche. Obviamente, se fiaba más de lo que veía que de lo que no podía ver.

Actualmente nos encontramos en un mundo cambiante cuyas leyes y normas varían todavía más deprisa. Estas alteraciones suelen darse a cuentagotas para que no se note demasiado, pero he de admitir que la noticia de hoy me ha enojado sobremanera. Dicha noticia no es otra que la imposición de la religión como asignatura obligatoria.

Esta nueva ley, que actualmente se encuentra en proyecto, situaría a la religión como oferta obligatoria en bachiller e infantil y no solo en primaria y la ESO. Además, dicha asignatura contaría para la media de bachillerato así como para la obtención de becas. La iglesia se escuda diciendo que el 70% de los padres españoles ejercen este derecho y que no incluirla vulneraría su "libertad de elección", pero olvidan que es una asignatura que no aporta nada y que darle tanta importancia es contraproducente. 

En lo que respecta a mi opinión personal, creo que para todo existen ciertos límites. Asignaturas como historia, matemáticas, química o castellano ahondan más en la materia y su desglose de temario se torna más amplio y complicado, pero en la religión no existe evolución de temario y dudo mucho que impartan algo nuevo en bachiller. Siempre te relatan los mismos pasajes de la biblia sin incluir los más sangrientos, obscenos, machistas e intolerantes. Las palabras existentes en los libros de texto religiosos están escogidas "a dedo" con el fin de evitar el rechazo popular, y si le preguntas a cualquier cura o profesor sobre los susodichos pasajes  te dirán que tienen "significado filosófico y que no deben tomarse al pie de la letra". Lo que tampoco te cuentan es que cientos de años antes (y no precisamente hace tanto tiempo) esos textos se empleaban tal cual sin omitir una sola coma.

A pesar de todo, todavía pueden haber muchos que crean que al ser algo opcional no tiene por qué suponer un verdadero problema, pero eso, lamentablemente, no es del todo cierto porque al influir sobre la nota media de bachiller y para la obtención de becas, de no elegirla caerás en desventaja y muy probablemente no puedas cursar la carrera que tanto deseabas. Además,  todos sabemos que la "alternativa" a la religión suelen hacerla más complicada adrede para que la gente se decante por la otra opción.

Como ejercicio de aprendizaje, y para que no siempre os narren la cara amable de la religión, aquí os dejo algunas de las joyas que dice la biblia:

- Si un hombre está peleándose con su hermano, y la mujer de uno de ellos se acerca y, para librar a su marido de los golpes del otro, alarga la mano y agarra a éste por sus partes, tú le cortarás a ella la mano sin piedad. (deuteronomio 25:11-12).

-“Si una joven se casa sin ser virgen, morirá apedreada” (Deuteronomio 22:20, 21).

-“Si un esclavo está contento contigo, tomarás un punzón y le horadarás la oreja y te servirá para siempre. Y lo mismo le harás a tu esclava. (Deuteronomio 15:16-18).

-“Si la hija de un sacerdote se prostituye, será quemada viva” (Levítico 21:9).


Realmente pagaría para que dijeran esto en misa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.