jueves, 28 de noviembre de 2013

Aquellos legajos perdidos....

El libro con la carta que encontré
La carta en cuestión


Comprar libros de segunda mano a veces nos brinda la posibilidad de encontrar un tesoro perdido. Aquellos apuntes escritos apresuradamente sobre el papel, esa esquina doblada por la que se quedó su anterior propietario o incluso alguna que otra reflexión redactada con desespero acaban formando, si uno presta atención, una historia dentro de otra historia.
Cada vez que adquiero un libro usado siempre me da por imaginar cómo sería el que lo compró antes que yo, si realmente lo leyó o si se lo pasó a otro que lo valorara más. Son los pensamientos de una mente que divaga y sueña con facilidad, pero después de todo la capacidad para crear, pensar y soñar es algo que jamás podrán quitarnos por muchos derechos que nos veten.

Esta tarde, mientras volvía de la universidad, compré el libro que podéis observar en la fotografía. Lo hice por mi interés en la política, psicología y demás, pero mientras lo hojeaba bajo la pálida luz del flexo me topé con una pequeña hoja que parecía estar arrancada de un libro de notas. El endeble trozo de papel contenía unas líneas rápidas escritas a lápiz casi con exasperación, y el contenido del texto (puesto que es algo difícil de leer en la fotografía) cita así:

“Si no fuera por el vivo reflejo de tus ojos pensaría que todo fue un sueño. No sé lo que harás para mí, sólo recuerdo que fuiste allí. La niña de los ojos, la niña de los juegos de mamá, la niña de la magia. Sólo por ti me fui lejos de casa, lejos de todo.”  

La verdad es que únicamente el que lo escribió conoce el significado completo de ese improvisado párrafo, sólo él y a quien iba dirigida esa reflexión. Finalmente, este casual hallazgo quedará en un misterio más producto de esos sentimientos tan fuertes y profundos que caracterizan al ser humano. Esos sentimientos que, sin saberlo, hacen historia.

2 comentarios:

  1. Yo últimamente visito con frecuencia dos bibliotecas: la de mi pueblo y la de la ciudad de al lado. En la primera me llegué a encontrar en el punto de intercambio el libro "USA vs URSS: dos gigantes enfermos".

    Y oye, no todos los días te encuentras con este tipo de libros, que a mí me interesa aprender tanto historia como política.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy más de ir a los rastros a ver con qué me encuentro, pero sí, en las bibliotecas también hay libros curiosos.

      ¡Un saludo!

      Eliminar

Los comentarios están moderados.